jueves, 3 de diciembre de 2009

EL SINDROME DEL MAYORDOMO


Lo de síndrome es una ironía, pero se inventan tantos síndromes que este podría ser uno más. Sentirse mayordomo de los hijos es la exageración de uno de los valores más nobles del ser humano, servir, pero a veces ocurre lo siguiente:
“No hagas la cama, que ya te la hago yo”, “no hagas los deberes, pobrecito, éstas cansado, ya te los hago yo”, “no subas andando, que te cansarás, ya te subo yo”, “no te preocupes, hijo, yo voy a recogerte a la hora que me digas y donde tú quieras”, “no te levantes del sillón, yo voy a por el vaso de agua”. Y así, un día tras otro, uno se acostumbra a servir y el otro a que le sirvan.
¿Cómo nos puede pasar esto a nosotros de un día para otro? Lo cierto es que no es de un día para otro, es por confundir la paternidad con la “mayordomidad” (esta palabra no existe, pero a lo mejor la incluyen en el diccionario como un nuevo síntoma del síndrome del mayordomo). Y es que no llega a ser esclavitud, ya que podemos abandonar esta forma de relación sin necesidad de vender a los hijos o de que los hijos nos vendan.
Servir a los demás y servir a los hijos es una tarea muy noble, pero los padres deben seguir siendo personas aunque tengan hijos; es decir, deben seguir creciendo, formarse, trabajar e incluso divertirse, sin ningún remordimiento. Cuanto más crezcan los padres, mejor para los hijos. Ser mayordomo, de los de las películas, nos llevará todo el día y no tendremos tiempo para crecer.

“Un matrimonio tuvo un hijo que no pronunció nunca ni una sola palabra. Era mudo, y por más que consultaron a diferentes e ilustres especialistas ninguno acertó con la solución del problema.
Hasta que un día, cuando el hijo en cuestión había ya cumplido los 30 años, ocurrió lo inesperado: “¡Mama!, ni hay azúcar”, dijo con voz alta y clara, para sorpresa de su madre.
“¡Pero hijo, si puedes hablar! ¡Qué alegría! ¿Cómo es que hasta ahora no habías hablado nunca?”
“Es que hasta ahora todo había sido perfecto.”

Creando un “mundo perfecto” alrededor de nuestros hijos no les estamos ayudando a crecer, no les dejamos que aprendan.
No se trata de hacérselo todo ni de no hacerles nada, que sería igual de incorrecto. Hay que mantener un equilibrio. “Yo te ayudo y tú me ayudas”, “yo soy madre o padre y tú hijo”, “yo debo seguir creciendo y no puedo estar todo el día a tu servicio: aprende a distinguir entre lo que me puedes pedir y lo que no”.
Para que este síndrome no haga mella en el futuro, conviene ir dejando a los hijos responsabilidades en el propio hogar: poner o quitar la mesa, regar las plantas, pasear al perro, ir a comprar el pan e incluso barrer, hacer la cama, cambiar una bombilla, freír un huevo o pasar la aspiradora. Los hijos, aunque algunos crean que no, tienen dos manos y muchas capacidades que no se deben atrofiar, sino potenciar. Uno de los mayores peligros de los padres es considerar siempre al hijo demasiado pequeño para ayudar; inventar al hijo a hacer cosas que los padres necesitan, o que no pueden hacer, tiene que ser parte de su educación. Podríamos preguntar a las madres que se quejan de que su hija, de 20 años, no sabe ni cómo funciona la lavadora si alguna vez han pensado cuál es la edad adecuada para enseñarle a hacerlo.

Luis era “el rey” en su casa, tenía a todo el mundo a su servicio y pretendía que también fuera así fuera de casa.
Parecía disfrutar metiéndose siempre en problemas que cada vez eran mayores y, con 17 años, terminó ingresado en un centro de reforma por orden administrativa. Después de explicarle el motivo de ingreso (más que un castigo, se trataba de ayudarle con sus problemas), de visitar el centro y de presentarle a sus compañeros, le explicamos el método que seguiríamos con él y las normas a cumplir.
Inmediatamente se dio cuenta de que no estaba en “su reino” y llegaron sus primeros miedos: no sabía hacer la cama, no sabía poner la mesa, no sabía ordenar su habitación… y mucho menos hacer algo para los demás.
“Lo que no sabía hacer” se convirtió en la oportunidad; “aprender a hacer” fue lo más terapéutico de todo.
Aprendió a hacer la cama, aprendió todos los tipos de nudos que existen, aprendió a cocinar a pintar, a jugar al mus, aprendió a sacar de él lo mejor que tenía. A medida que conseguía, estos pequeños “logros” Luis se sentía orgulloso de sí mismo y se reforzaba su autoestima.
Ser “rey” era lo único que sabía hacer, y al quedarse sin este poder su arrogancia se convirtió en miedo. Un miedo por “no saber”, un miedo por la vergüenza de “no saber” ante sus compañeros.
Había que ayudarle a vencer estas sensaciones, con paciencia, con firmeza y poniéndoselo en positivo: “No te preocupes, aquí no todos sabemos hacer de todo, aquí hemos venido para aprender”. Había que ayudarle a encontrar sus nuevos “pderes”.
A los seis meses volvió a su casa a enseñar a sus padres todo lo que sabía. Y es que todos necesitamos enseñar, mostrar algo a los demás, sentir que también somos valiosos.

Cuando el hijo sabe guardar el debido respeto a sus padres, no los trata como si fueran mayordomos. Pero el respeto siempre llega después de un largo recorrido, cuyo primer paso está en que el niño observe cómo se tratan a sus padres, cómo se piden las cosas e incluso cómo se enfadan. El segundo, en el trato que dan a la familia extensa. El tercero, en el que dan ala sociedad.
Si los pequeños sienten que sus padres, entre ellos y con los demás, no se guardan el debido respeto, ésa será la forma natural aprendida, aunque no sea la adecuada.
El cuarto, y no por ello menos importante, es cómo tratan los padres a sus propios hijos.
El respeto siempre responde a cómo pedimos a los demás que nos traten, y aunque nuestra sociedad esté perdiendo las formas adecuadas de tratarse, a nadie le gusta que le traten mal, menos en casa.
Pero no debemos olvidar que para que los demás nos respeten nosotros no somos los primeros que debemos respetarnos, por dentro y por fuera, siendo coherentes con una escala de valores que valga la pena practicar.
Algo parecido ocurre con las cosas. Si nosotros tratamos mal las cosas, no las arreglamos y las tiramos sin motivo, ¿con qué razón les vamos a pedir a nuestros hijos que cuiden sus juguetes, su ropa, su reloj o su teléfono móvil? Si cada vez que rompen algo se lo reemplazamos inmediatamente, lo que están aprendiendo, aunque le digamos otra cosa, es que las cosas no importan tanto.

El respeto se aprenden con los pequeños detalles: el trato cariñoso a las personas mayores, dejar pasar delante a una señora, esperar a que todos estén sentados para empezar a comer, llegar puntual, vestir para la ocasión, dar las gracias o pedir las cosas por favor.

Recordar…

· No confundir paternidad con “mayordomidad”.
· El hijo “nunca” es demasiado pequeño para ayudar.
· Los hijos no están exentos de guardar el debido respeto a las personas y a las cosas.
· Los hijos aprenden a respetar viéndolo en los demás.




SI QUEREIS COMENTARNOS ALGO

hOLA! compañer@s!. Si quereis comentarnos algo o pedirnos algo, bien lo podeis hacer aqui a modo de comentario, o bien nos podeis mandar un mensaje a utstarifa@terra.es
Un saludo!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

En este enlaces encontrarás orientaciones para los más pequeños. Pincha aquí:
http://jpereira.eresmas.net/temasdos.htm
Temas como:

AGUA DE BEBIDA (NUEVO septiembre 2009)
EL AGUA EN LA INFANCIA (NUEVO noviembre 2008)
ALIMENTACION - NOTAS SUELTAS (NUEVO septiembre 2009)
ADOLESCENCIA - PUBERTAD - ADULTECENCIA
ACCIDENTES - TRAUMATISMOS
TRAUMATISMO CRANEO ENCEFALICO LEVE (NUEVO noviembre 2008)
ALERGIA - ASMA
MEDICAMENTOS: NOTAS - CADUCIDAD DE LOS MISMOS
ALIMENTACION - OBESIDAD - DIETAS
MEDICAMENTOS (OTROS-> PLANTAS...)
ANALISIS - OTRAS PRUEBAS AUXILIARES Y DIAGNOSTICAS
ALERGIA A MEDICAMENTOS (NUEVO septiembre 2009)
HERIDAS Y QUEMADURAS (NUEVO noviembre 2008)
MEDICINA PREVENTIVA
ANOREXIA - EL NIÑO QUE NO COME
EL AMIGO IMAGINARIO (NUEVO noviembre 2008)
INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA (NUEVO septiembre 2009)
EL PODER DE LA MUSICA (NUEVO sptiembre 2009)
CEFALEAS - DOLOR DE CABEZA
NERVIOSO (SISTEMA NERVIOSO)
ATENCION TEMPRANA (NUEVO noviembre 2008)
CIRUGIA INFANTIL
OBESIDAD
CONSULTA EN PEDIATRIA (LA) (NUEVO noviembre 2008)
OFTALMOLOGIA - VISION - TRATAMIENTOS
CONTROL ESFINTERES: ENURESIS-ENCOPRESIS-ESTREÑIMIENTO
LA LECHE EN LA ALIMENTACION DEL LACTANTE (NUEVO noviembre 2008)
PREVENCION LESIONES ACCIDENTES DE TRAFICO (NUEVO noviembre 2008)
CORAZON - CIRCULATORIO
PREVENCION ACCIDENTES INFANTILES (NUEVO noviembre 2008)
COLESTEROL EN LA INFANCIA (NUEVO septiembre 2009)
TATUAJES TEMPORALES - HENNA NEGRA (NUEVO septiembre 2009)
RECOMENDACIONES PARA UNA ESPALDA SANA (NUEVO noviembre 2008)
PARASITOSIS
CHUPETE
LACTANCIA MATERNA DOLOROSA (NUEVO septiembre 2009)
DEPORTES - NOTAS (NUEVO noviembre 2008)
CATARRO COMUN - RESFRIADO (NUEVO septiembre 2009)
CUIDADOS DEL NIÑO - PUERICULTURA (NUEVO septiembre 2009)
RESPIRATORIO (NUEVO septiembre 2009)
PSICOLOGICA PEDIATRICA
DENTICION
AUTISMO (NUEVO septiembre 2009)
DEPORTES - JUEGOS - TIEMPO LIBRE - TV. - MAQUINITAS
DERMATOLOGIA - ENFERMEDADES DE LA PIEL
RECIEN NACIDO - LACTANTE
DIGESTIVO: DIARREA-ESTREÑIMIENTO-DOLOR ABDOMINAL
PLAGIOCEFALIA POSTERIOR (NUEVO septiembre 2009)
OBESIDAD (NUEVO septiembre 2009)
RENAL (SISTEMA RENAL)
NOTAS SOBRE OBESIDAD Y SOBREPRESO (NUEVO septiembre 2009)
NOTAS SOBRE EDUCACION DE LOS NIÑOS (NUEVO noviembre 2008)
SINDROME METABOLICO (NUEVO septiembre 2009)
PREVENCION DE LA SORDERA POR MP3 (NUEVO septiembre 2009)
TORTICOLIS CONGENITO (NUEVO septiembre 2009)
TRAUMATOLOGIA (SISTEMA OSEO Y ARTICULAR-DOLOR ESPALDA)
FIEBRE - TRATAMIENTOS
HIPERTENSION ARTERIAL (NUEVO septiembre 2009)
PROBIOTICOS - PREBIOTICOS (NUEVO noviembre 2008)
SUEÑO DEL NIÑO - TERRORES NOCTURNOS
INFECCIONES - CUIDADOS ASEPTICOS
SEXUALIDAD - ORGANOS SEXUALES
INTERNET Y LOS NIÑOS
ALERGIA AL LATEX (NUEVO noviembre 2008)
TRASTORNOS DEL SUEÑO (NUEVO noviembre 2008)
VACUNAS CALENDARIOS Y NOTAS (NUEVO noviembre 2008)
LENGUAJE Y SUS PROBLEMAS
VIAJES - VIAJAR - PRECAUCIONES
SUDOR EN EL NIÑO (NUEVO septiembre 2009)
CURIOSIDADES MEDICAS
PEDICULOSIS - PIOJOS EN LA CABEZA (NUEVO noviembre 2008)
MALTRATO INFANTIL (NUEVO septiembre 2009)

ESTAS SON NUESTRAS ESCUELAS

Los Lunes comenzamos en Tahivilla en el colegio, de 17:00 a 18:00.
Gracias a tod@s!. Los Martes nos puedes encontrar y asistir si lo deseas al colegio Divina Pastora de Facinas, de 17:00 a 18:0

Si quieres puedes participar en la escuela de familia de Tarifa, los Miercoles de 17:15 a 18:15, en el Colegio Guzmán el Bueno.
Estos son algunos compañer@s
Estuvimos realizando la dínamica de conflictos: La Naranja.
Los Jueves puedes acudir, al colegio de la Zarzuela, de 17:00 a 18:00

lunes, 23 de noviembre de 2009

Conseguir que prueben y acepten comidas sin luchas ni gritos


Objetivos detallados
La idea es conseguir que, al menos, los niños prueben comidas antes de rechazarlas, y que no las rechacen rápidamente. Principalmente para niños pequeños, preferiblemente a los 3 años, y hasta los 5-6 años.


Medios utilizados
Motivación
Se trata de aprovechar algo que ocurrirá de verdad según vayan creciendo, y hacerlo en el momento en que ellos quieren crecer más rápido y se muestran más independientes. Cuendo el niño/a no quiera alguna comida que sí comamos los mayores, contarle tranquilamente, sin aspavientos, y con un aire un poco condescendiente, algo así como: "es normal que no te guste; esto es algo que gusta a los mayores porque cuando nos hacemos mayores nos cambia un poco la boca. Cuando seas más mayor te cambiará la boca y te gustará"
El deseo de los niños por ser mayores y comportarse como tales


Desarrollo y Resultados
Los niños muestran la independencia que van consiguiendo según se hacen mayores de varias maneras, y una de ellas es a través de la oposición a sus padres y de la expresión de sus propios gustos.
Precisamente por eso, este método tiene un resultado inmediato y muy exitoso, porque utiliza ese deseo tan fuerte de mostrar independencia en los pequeños, que son capaces de doblegar hasta sus gustos y fortalecer su voluntad para demostrar "lo mayores que son".
Con este simple truco, he visto niños hacer todo tipo de muecas mientras tragaban una comida que no era de su agrado, para terminar diciendo con una gran sonrisa: "¡qué rico!".Este truco no sólo ayuda con las comidas, sino con la formación de la voluntad.
¡ojo!, es importante respetar su decisión. Si deciden no probar la comida en esta ocasión, bastará con recordarle que cuando crezca un poco le gustará. Muchas veces decidirán probar la comida poco después de comprobar que tienen libertad para hacerlo.


OTRAS RESPUESTAS DE COMPAÑEROS:

Hola. Antes que nada, felicidades por la página. La estoy recorriendo hace unos cuantos minutos, y no dejo de sorprenderme!Tengo un hijo de 4 años al que le conté un cuento inventado por mi hace unos días, y ayer, mientras preparaba un libro para contarle, me reclamó a fuerza de "puchero" que sea otro cuento inventado, y no "comprado". Ahora aquí veo la importancia que tiene el hecho de ser inventado el cuento, y no leido de un libro, aunque sin desmerecer el beneficio de éstos últimos.
Respecto a lo de las comidas, tengo una postura totalmente contraria a los trucos o métodos para su alimentación. No comparto la idea de adaptarles la comida, con formas o colores diferentes, para que la coman; ni tampoco con las famosas frases "si te comés esto vas a tener más fuerza", o "popeye comía verduras", etc. Con mi hijo, la situación es la siguiente: Hoy hay verduras para comer, y nadie se levanta de la mesa hasta que no se termine todo el plato. Hago incapié en que, si no le gusta la comida, menos le va a gustar cuando se le enfríe, porque ahí si que es fea, asi que le conviene comerla antes que se enfríe, por más que no le guste. Solía pasar en un principio que todos nos levantabamos de la mesa, y él quedaba llorando por más de media hora, con el plato servido, y sin comerlo. Pero la firmeza de "no te levantás hasta que lo termines" hizo que hoy en día, pueda comer la mayoría de las cosas que se le presentan. Igualmente, como todo niño, algunas veces cuesta más que otras, y de vez en cuando se niega rotúndamente a comer, lo cual hace que se quede más tiempo en la mesa, hasta terminar todo.Con mi hijo funcionó. Hoy les puedo decir que, al pedir empanadas, él las prefiere de roquefort. Sí, con 4 añitos le encanta el queso roquefort!También le gusta mucho el brócoli y el coliflor, y varios tipos de verduras que casi ningún niño come. Eso sí, la pelea cuando hay carne, es insoportable!!! Según él, le cuesta masticarla. Pero bueno... con el tiempo se irá acostumbrando.


Hola...aveces si funciona este truco, pero muy pocas ya que cuando deciden que no quieren bueno es bastante complicado revertir la situación...En mi caso suelo decirle que por ejemplo: "Las papas tienen frio y en la panza esta calentito"Cuando no les gusta algo que deben comer si o si lo pico super chiquitito, intento cambiarle el color con colorante vegetal y lo entrevero.Con el huevo me funcionó cambiarlos de color y darles formas de corazónes y cosas asi.Cuando lo que hay que tomar son remedios, se los ofrezco como si fuera un postre, o un jugo.Y intento hablarle y mostrarles los alimentos antes de que llegue la hora de consumirlos, para que el dia que este en el plato no sea un alimento no conocido.Que puedan manipularlos antes incluso usarlos como sellos para pintar o jugar a cocinarlos.y claro siempre que es posible que ayuden y sean parte de la cocción.




COMER FUERA SIN BERRINCHES


Contatori per sitocontadores web

comer fuera de casa sin berrinches

Un truco que utilizo mucho para que cuando estamos en un restaurante mis hijos coman sin berrinches porque la comida no es igual que la de casa es la de distraerlos con un cuento que me he bajado a mi móvil y que les encanta. En la pagina web www.nannymovil.com explica como descargar estos cuentos y de verdad que funcionan.

viernes, 20 de noviembre de 2009

LA DISCIPLINA POSITIVA CON MI HIJ@


fRENTE ALGUNAS INQUIETUDES DE NUESTROS PADRES Y MADRES,dejo aquí algunas orientaciones que nos pueden guiar. Un saludo.


Y... Gracias por vuestra asistencia. cada día somos más. de igual modo queria animar a toda aquella persona que quiera asistir. De este forma sabeis que estais invitad@s, sólo teneis que hablar con cualquier compañer@ y acudir ese día.


Qué técnicas de disciplina podemos usar en vez de las nalgadas y la disciplina física? Existen muchas técnicas de disciplina positiva, es decir, disciplina que se basa en principios de guiar el comportamiento del niño, ayudándole a crecer de forma más responsable y a desarrollar auto-control. Aquí tienes algunas ideas:

Los elogios y la atención positiva: una de las técnicas más efectivas para prevenir malos comportamientos es elogiar sinceramente los comportamientos positivos que hacen nuestros hijos. A menudo, con el ajetreo que viven las familias de hoy en día, nos centramos en darles mucha atención a los niños cuando se comportan de manera negativa pero nos olvidamos de darles mucha atención y elogios por sus comportamientos positivos. Si los niños reciben más atención por sus comportamientos negativas, tendrán más tendencia a comportarse así. Aunque parezca una locura, a los niños les encanta tener atención de sus padres, si reciben atención (aunque sea negativa) por portarse mal, continuarán reclamando atención de esta manera. Si ven que les dedicamos tiempo y les alentamos cuando se comportan de forma positiva, verán que pueden tener nuestra atención por todas las cosas maravillosas que hacen. Piensa en una balanza y prueba de decantarla hacia lo positivo, dándole más atención por los comportamientos positivos y menos por los negativos.



Las consecuencias naturales o lógicas: si un niño/a vierte un vaso de agua, la consecuencia natural es que lo limpie. Si está tirando sus juguetes en vez de jugar con ellos adecuadamente, la consecuencia lógica es que le quiten los juguetes, etc.
Elogiar el comportamiento opuesto: muchas veces los pequeños hacen comportamientos negativos porque llaman la atención y cuando los realizan consiguen que los adultos les presten mucha atención (aunque sea para regañarles) En estos momentos, es mejor ignorar el comportamiento negativo (a no ser que le vaya a poner en peligro a él/ella o otros) y centrarse en el comportamiento opuesto. Por ejemplo, si queremos que un niño/a pare de gritar para pedir las cosas, hemos de elogiar todos los momentos en que nos pide las cosas sin gritar. Si queremos que no pelee para compartir juguetes, hemos de elogiarle cada vez que le vemos compartir, etc. Asegúrate de decirle claramente por qué lo elogias, en vez de decirle “muy bien,” dile “me gustó como recogiste tu cuarto,” así aprenden exactamente los comportamientos que consideramos positivos.

Pérdida de privilegios: con los niños chiquitos (de menos de 6 años), los pérdida de privilegios tiene que ser inmediata. Asegúrese de explicarle al niño/a porqué perdió el privilegio y qué tiene que hacer para recuperarlo. Con niños más mayores, la pérdida de privilegios anticipados (como un programa de televisión favorito) son también efectivos. Nunca le quite a un niño/a algo que es una necesidad y no un privilegio (como la comida).
Prevenir el mal comportamiento: tener una rutina consistente, unas reglas claras de comportamiento en el hogar, actividades interesantes disponibles en los momentos de transición o en momentos que general conflicto son técnicas que te ayudarán a reducir la aparición de comportamientos negativos. Pueden escribir su horario y las reglas de la casa en un papel y ponerlos en un lugar visible en la casa. Así cuando haya conflicto, siempre pueden referirse a las reglas del hogar.


Tablas de recompensas: para modificar comportamientos conflictivos, establezcan una o dos metas, por ejemplo “Recoger los juguetes después de jugar.” Hagan una tabla donde cada día el niño/a pueda ganar una estrella o pegatina/calcomanía por realizar el comportamiento deseado. Cuando consiga 4 o 5 estrellas o calcomanías, déjele escoger una recompensa. La recompensa no tiene que costar dinero o sino que es mejor que sea algo social, que hace con usted o que hacen en familia como ver una película favorita, cocinar su comida especial, ir a pasear juntos al parque, etc. Esta técnica funcionará mejor con niños de 3 años en adelante.

Silla de pensar/ Tiempo fuera: esta técnica remueve al niño/a de la situación de conflicto y le da un tiempo para calmarse/pensar en lo que sucede. La silla de pensar consiste en separar al niño de la situación que genero la disputa o conflicto y llevarle a una silla que está designada como la “silla de pensar.” El niño/a debe permanecer en la silla unos minutos y pasados estos minutos, hablar acerca de lo qué sucedió y cómo puede actuar de mejor manera si se presenta la situación de nuevo. Una regla simple es que el niño permanezca sentado tantos minutos como años tiene (tres años- tres minutos) aunque realmente, los estudios nos demuestran que con sólo pasar unos minutitos, la técnica ya es efectiva. Alargar el tiempo no acostumbra a mejorar los resultados. Cuando el niño/a esté en la silla de pensar, hemos de ignorar su comportamiento y si deja la silla, acompañarle de vuelta. Nunca deje al niño en otro cuarto sin supervisarle. Una vez hayan pasado los minutos (pueden usar un despertador o un reloj de cocina), hablen con el niño/a acerca de lo que aconteció, porqué les hicieron sentarse y cómo puede reaccionar si se encuentra con esta situación de nuevo. Darle alternativas de comportamiento le ayudará a ver cómo puede comportarse si la situación ocurre de nuevo. Un error común que cometen muchos padres es usar la técnica de la silla fuera para todos los comportamientos negativos de los niños. Esto hace que la técnica se transforme en una tarea para toda la familia y se vuelva infectiva. Es mejor identificar unos comportamientos concretos (por ejemplo, los agresivos como pegar) para usar esta técnica. Para otros comportamientos podemos usar las consecuencias lógicas y naturales, la pérdida de privilegios, etc.

NUESTRA SIGUIENTE SESIÓN: Versará sobre conflictos en adolescencia y en pequeños.(dinamicas de comunicación)

Un saludo. Os esperamos!


jueves, 19 de noviembre de 2009

¿QUÉ ACTITUD Y PRECAUCIONES HAN DE TENER LOS PADRES Y MADRES CON EL USO QUE SUS HIJOS E HIJAS HACEN DE INTERNET?


Las nuevas tecnologías son un recurso muy importante para obtener información y comunicarse, pero un mal uso de las mismas entraña riesgos considerables. Es por esto último, que los padres y madres tienen que aprender a usarlas y ayudar a sus hijos e hijas a emplearlas sin riesgo. El ordenador, el móvil o los videojuegos no son medios para tener entretenidos a los menores en la casa y así tener mayor tranquilidad. Si no controlamos su uso pueden servir también para perder el tiempo, para suspender en los estudios, para ponerse en contacto con información dañina o con personas peligrosas para su seguridad.

¿Qué pueden hacer los padres y madres ante esto?


En primer lugar, no culpar a la tecnología, que es algo bueno, pero que puede ser mal usado. Por consiguiente, la solución no estaría en prohibir el acceso a Internet de Los hijos e hijas. La solución pasa por EDUCAR en su uso y eso significa:- Establecer límites necesarios para el adecuado uso de las nuevas tecnologías.- Proporcionarles criterios para que puedan interpretar los contenidos de Internet y formar su conciencia moral para que aprendan a distinguir entre lo bueno y lo malo.- En definitiva, favorecer un uso positivo de estas tecnologías.


Riesgos y beneficios de internet


Los riesgos que tiene el uso de Internet para los jóvenes son:

- Se puede perder el tiempo y bajar el rendimiento escolar.

- Perder horas de sueño.

- Acceder a contenidos inadecuados o dañinos para su edad: pornografía o violencia.

- Participación en chats o foros que pueden ser peligrosos.

- Empobrecimiento del lenguaje.

- Causar caos mental al no poder asimilar la información disponible y carecer de criterios morales para distinguir lo bueno de lo malo.


Los beneficios que tiene el uso de Internet son:

- Acceso a información valiosa para la realización de un trabajo de clase o ampliar los contenidos de las materias.

- Puede, con ayuda, desarrollar el espíritu crítico, el razonamiento y la búsqueda de información, las aficiones, otras formas de comunicación, etc.

La solución no está en prohibir el acceso a Internet, sino en educar en su uso responsable. No prohibir, pero sí vigilar. Controlar el tiempo y los contenidos.Algunos datos sobre el uso de internet por los jóvenes Según un estudio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción:


- El 63% de los jóvenes entre 15 y 25 años tiene ordenador y el 42% accede a internet.-

El 43% de los adolescentes y el 17% de los niños están más de dos horas al día delante de una pantalla.- Los jóvenes usan el ordenador para chatear con los amigos y conocidos; visitar páginas Web de contenidos musicales; y conseguir documentación para los estudios o el trabajo.

- Según otros estudios: el 28% de los menores visita páginas de adultos; el 38% visita páginas con contenidos violentos; el 30% ha facilitado alguna vez su número de teléfono; el 15% ha concertado alguna cita por Internet.


- Algunas prácticas de riesgo en el uso de las nuevas tecnologías son: Acceder a páginas con contenidos pornográficos o violentos; uso de internet para colgar grabaciones de teléfonos móviles o cámaras digitales con hechos violentos o que violan la intimidad de las personas; reducir las relaciones sociales y favorecer el aislamiento; se hace menos ejercicio físico y se tienen más problemas de salud.Síntomas para reconocer el abuso de internet En los últimos años se está hablando de la adicción a internet como un problema de salud mental al igual que otras adicciones. Por ello, es importante que los padres y madres tengan pistas para distinguir con claridad el uso del abuso de internet. Así, cuando alguien está “enganchado/a a Internet” se puede:- Perder la noción del tiempo cuando se está conectado.- Desatender las obligaciones del estudio o del trabajo.- Sentirse tenso antes de conectarse y aliviado al hacerlo.- Aislarse de lo que le rodea y de las amistades.- Presentar episodios de ansiedad y de depresión. Cambiar con frecuencia de estado de ánimo.- Resistencia a dejar el ordenador. Sentimiento de culpabilidad por el tiempo dedicado a Internet.


Decálogo para el buen uso de internet en la familia

1. No colocar el ordenador en la habitación de su hijo/hija. Situarlo en un lugar de uso compartido que facilite la supervisión y evite el aislamiento.

2. Establecer un horario de uso del ordenador. Se recomienda que para el ocio se destinen los fines de semana.

3. Limitar el tiempo que están conectados, no más de 1 hora chateando ni más de 2 horas navegando. Evitar su uso más allá de las 22 ó 24 horas. Reducir su uso durante el periodo de estudio para evitar distracciones.

4. Durante el periodo de estudio hay que evitar que el ordenador esté encendido. No dejar conectado el Messenger o chat mientras se estudia pues impide la concentración.

5. Emplear tiempo con ellos/ellas navegando por internet, enseñándoles páginas interesantes y a planificar el uso de Internet.

6. Aconsejarles que cuando se encuentre con un contenido que le incomode, violente o le haga sentir mal se lo comunique. Esto permitirá dialogar con ellos/ellas y ayudándoles a formar su conciencia moral.

7. Si no controla el uso que su hijo/hija hace de internet recurra a herramientas de control, como bloquear el acceso a contenidos peligrosos o consultar el historial de páginas visitadas por su hijo/hija.

8. No prohibir, pero sí vigilar. Controlar el tiempo y los contenidos.

9. La formación integral de su hijo/hija requiere un equilibrio entre el tiempo dedicado a la lectura, la televisión, el móvil, internet, hacer deporte, estar con los amigos y estudiar.

10. Reserve momentos tranquilos para facilitar la comunicación entre los miembros de la familia: comer y cenar juntos sin televisión, sin prisas.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA DIFICIL TAREA DE PONER LÍMITES


Felicidades y Bienvenidos a tod@s!. Ya hemos comenzado las nuevas clases.

Recordando algo del año pasado respecto a normas:

lA DIFICIL TAREA DE PONER lÍMITES.


En principio esta temática nos moviliza como adultos, y nos convoca a la necesidad de revisar nuestras propias prácticas, ya que en la tarea de educar “aprender a poner límites”, es también parte de un proceso de aprendizaje.Nos encontramos con la sensación de ser equilibristas caminando por una cuerda que oscila entre la permisividad y el autoritarismo.Un listado sin fin: las horas frente a la tele, la cantidad de golosinas, el deseo de dormir en la cama de los padres, etc.Esta lista sin fin hace imprescindible que pensemos:


¿Qué son los límites y para qué sirven?
¿Qué implica establecer un límite como padres?


• Un conflicto.• Tomar una posición frente a la actitud del niño.• Una responsabilidad.• Decir NO frustra al niño y angustia al adulto.• Renunciar a esa persona ideal y a nuestros propios deseos de ser siempre buenos.• Temor a perder el cariño de un hijo, y deseo por no negarle nada.• Tolerar que el niño manifieste su desagrado, y no impedir que los límites existan.
Sin embargo…


Un adulto que no logra poner un límite con firmeza, se enfrentará con un niño insatisfecho, cuyas demandas irán en aumento.Los deseos siempre satisfechos implican la muerte del deseo. Por ello cuando un deseo no logra satisfacerse, el niño puede continuar deseando, por lo que el deseo es “el motor de la vida”.
…Volviendo a nuestra primer pregunta, podemos afirmar que:


Un límite:


 Marca un continente y delimita el espacio por el cual el niño puede moverse. Ofrece un ambiente seguro y confiable; en donde podrá jugar, explorar y aprender. Establece un marco de contención, funciona como guía, da orden a su mundo y genera seguridad. Posibilita la elección y permite una mejor percepción de la realidad, al reconocer lo incorrecto de lo correcto. Permite al niño la oportunidad de pensar, de tomar la iniciativa y buscar soluciones. Protege al niño de sus propias dificultades para controlar sus impulsos, y ayuda a evitar situaciones que pongan en riesgo su seguridad física y la de los otros. Incrementa el respeto por ellos mismos y por los otros. Favorece el desarrollo de la identidad y fomenta la autonomía.
Los niños desde pequeños, aprenden normas y valores tratando de parecerse a los adultos con quienes interactúan. El primer modo de aprendizaje es por identificación. Se trata mas que de prohibir ofrecer modelos identificativos.Así como los padres definen las normas y pautas dentro del ámbito familiar, introducen a los niños en el marco de la sociedad, posibilitando una mejor convivencia.
Como lo hemos señalado al comienzo de esta nota, la tarea de poner límites implica un complejo y continuo proceso de aprendizaje. Es por ello que el espacio de talleres para padres genera espacios de encuentro, intercambio y aprendizaje.
Es por ello que en el año, hemos planificado talleres con diversas temáticas esperando desde ya contar con su participación.

LIMITES Y NORMAS

· CLARAS Y SENCILLAS. No pierdas el tiempo con demasiadas instrucciones, lo más probable es que no la entiendan, y cuando son mayores , si nos alargamos demasiados con las normas caemos en el error del sermón.

· COHERENTES. Es importante que no sean el resultado de un impulso o una improvisación.

· DESCRTITAS CON SUS CONSECUENCIAS. Tu hijo debe aprender que pasa si no cumple la norma.

· FIRMES. El tono de voz adecuado, la mirada, la altura. Hablar alto o agresivamente no va a conseguir más efecto.

· PARA TODOS. Si nadie grita, ni el pequeño, ni el mayor, ni tu.

· NECESARIAS Y SUFICIENTES.

· RECUERDA: Que es importante que no sean muchas. Elige aquellas que para ti son más importantes.

· Si te ayuda puedes colocar un cartel en un lugar visible:


LAS NORMAS DE CASA
· Aprendo a tratar a los demás: no insulto, no pego y no grito.
· Cuando me equivoco pido perdón.
· Cuido las cosas y las guardo.
· Veo la televisión y cuando acabo la apago.
· Ayudo a mama y a papa a poner y a quitar la mesa; así aprendo.
· Cuando quiero salir pido permiso.

¿¿¿Cómo hacer que cumplan la norma???

No perdemos paciencia, ni nervios.
Cuando los niños son muy pequeños hay que acompañarlos para que cumplan la norma. No podemos educar desde el sofá.

APUNTES DE LIBRETA. Decir las cosas 1 sola vez, como a su altura, mirada, de todos modos condicionales no. Hoja. Nos agachamos, nos aseguramos de establecer contacto visual. Tiempo de reflexión y le explicamos cuestionamos, le decimos que le queremos y que estamos en el mismo equipo.
Sistema de puntos, sonrisa le da confianza


La mayoría de las veces tu hijo te va a decir que No como un juego. No lo vivas como una forma de enfrentarse a ti. Tu hijo lo normal es que no obedezca a la primera, le llevara tiempo, si él dice que No y a ti te hace gracia, seguirá negándose a lo que pides. Ponle los limites más claro.
No vale salir corriendo detrás de él para que se siente a comer o bañarlo, porque entenderá, aprenderá que las órdenes son un juego de perseguir y normalmente ellos juegan mejor que nosotros.

Puzzle: Me vas hacer caso???? Con ello damos oportunidad de desobedecer.
No martirizamos. Tu hijo no es el culpable de tu enfado, lo que te ha hecho enfadar ha sido un comportamiento determinado, pero el no es el responsable


¡A comer!

Habrá que evitar Show, no me pongo nerviosa, le damos autonomía, poner la mesa, el es participe de ese nuevo habito, el es parte. Buscar espacio donde os podáis ver las caras, aunque el padre no coma se sienta a su lado, sitio propio cubierto propio. Por DONDE EMPEZAMOS????
Fijamos horario.- podemos empezar por lavarnos las manos, es un gesto que indica el hábito después poner la mesa. Intentaremos servir la comida inmediatamente después, si los niños se sientan a la mesa, pero todavía nosotros dedicamos un buen rato a ultimar la cena, posiblemente nos lo encontremos alborotados y con ganas de jaleo.

Ahora a cenar, comer:: Experiencias comentadas de demás madres.
Tu presencia es importante, sino estas puedes encontrarte con el pan tirado agua vertida etcc.., tu presencia contribuye a evitar pequeños conflictos. MIENTRAS TE LEO TU CUENTO PREFERIDO COMES.
Si ellos comen sólo deben de seguir así aunque tarde un poco más.

PROBLEMAS CON LA COMIDA

A veces tu hijo no desea comer pq no se encuentra bien, Cmbios físicos dientes, etcnacimiento de un hermano ingresar colegio, inapetencia, lo más correcto es consultar pediatra.

QUÉ HACEMOs
Fundamental no perder calma, tu tensión le impide tragar.
Evita llenarle plato, no puede comer como un adulto.
No le hagas vivir comida como un castigo ( traga bola carne , escupe, le doy más carne)
Evita comer entre horas.


jueves, 8 de octubre de 2009

COMENZAMOS EN BREVE UN NUEVO AÑO. ESCUELAS 2010

Hola Madres y Padres!!!.En breve comenzaremos las Escuelas de Familia.
Un abrazo para tod@s.
Os dejo un Video promocional y de Captación.
video

martes, 19 de mayo de 2009

LAS PESADILLAS Y LOS TERRORES NOCTURNOS




Las Pesadillas y los Terrores Nocturnos
¿Qué son las pesadillas?



Las pesadillas son sueños alarmantes que despiertan a los niños y les hacen tener miedo de volverse a dormir. Las pesadillas pueden producirse sin ninguna razón conocida, pero algunas veces se producen cuando su hijo ha visto o escuchado algo que lo perturbó. Éstas pueden ser cosas que realmente suceden o que son simuladas. Las pesadillas ocasionales son normales en todas las edades después de los 6 meses de edad. Las pesadillas a menudo se relacionan con las etapas de desarrollo del niño: los niños que empiezan a caminar pueden soñar acerca de la separación de sus padres; los preescolares pueden soñar acerca de monstruos en la oscuridad; los niños de edad escolar pueden soñar acerca de la muerte o peligros reales. Las pesadillas normalmente se producen durante la última tercera parte del sueño, durante el sueño REM (sigla en inglés de "rapid eye movement" o "movimiento rápido del ojo"; tiempo del sueño).

Cómo ayudar a un niño que tiene pesadillas:

  • Tranquilice, consuele y abrace a su hijo.

  • Ayude a su hijo a hablar sobre las pesadillas durante el día.

  • No permite que su hijo vea o escuche películas o programas de televisión de terror.
  • Deje la puerta de la habitación abierta (nunca cierre la puerta de la habitación de un niño que tiene miedo).
  • Proporcione una "manta de seguridad" o un juguete de consuelo.
  • Deje que su hijo se acueste en su propia cama.
  • No pase mucho tiempo buscando al "monstruo".
  • Durante la rutina de irse a la cama, antes de que su hijo se vaya a dormir, háblele de cosas divertidas y felices.
  • Léale algunas historias a su hijo acerca de cómo superar los terrores nocturnos.

Cuándo llamar al médico de su hijo:
Consulte con el médico de su hijo si usted nota cualquiera de las siguientes señales:
Las pesadillas empeoran cada vez más o se producen más a menudo.
El miedo interfiere con las actividades durante el día.
Usted tiene otras preocupaciones o preguntas acerca de las pesadillas de su hijo.

¿Qué son los terrores nocturnos?
Un terror nocturno es un despertar parcial del sueño con comportamientos como gritar, patalear, pánico, sonambulismo, agitar el cuerpo o mascullar. Los terrores nocturnos normalmente se producen en el período de dos horas después de irse a dormir el niño. No son perjudiciales y cada episodio termina en un sueño profundo. Se consideran normales hasta la edad de 6 años.

Muchas veces se pueden generar estos terrores por que el niño este tomando medicamentos nuevos.
A continuación se enumeran las características comunes de los terrores nocturnos:


  • Su hijo está asustado pero no puede despertarse o tranquilizarse.
    Los ojos de su hijo están muy abiertos pero no sabe que usted está ahí.
    Su hijo puede creer que los objetos o las personas de la habitación dan miedo.
    El episodio dura de 10 a 30 minutos.
    Su hijo a menudo no recuerda el episodio en la mañana.


Cómo ayudar a un niño durante los terrores nocturnos:

  • Trate de ayudar a su hijo a volver a un sueño normal. Usted no podrá despertar a su hijo, por lo tanto no lo intente. Encienda las luces de forma que su hijo esté menos confundido por las sombras. Haga comentarios que le tranquilicen. Abrace a su hijo si esto parece ayudarle a sentirse mejor. Zarandear o gritar a su hijo puede hacer que el niño se perturbe más.
  • Proteja a su hijo de las lesiones. Durante un terror nocturno, el niño puede caerse de una escalera, correr hacia una pared o romper una ventana. Trate de dirigir suavemente a su hijo de regreso a la cama
  • Prepare a las niñeras para estos episodios. Explique a las personas que cuidan de su hijo qué es un terror nocturno y qué hacer si se produce uno.
    Trate de prevenir los terrores nocturnos. Un terror nocturno puede desencadenarse si su hijo está muy cansado. Asegúrese de que su hijo se vaya a la cama a su hora regular, y lo bastante temprano como para dormir suficiente. Es posible que los niños más pequeños necesiten dormir una siesta diariamente.
  • Durante varias noches, observe cuántos minutos pasan desde la hora en que su hijo se duerme hasta el inicio del terror nocturno. Empiece a despertar a su hijo cada 15 minutos antes de la hora esperada del terror nocturno. Mantenga a su hijo completamente despierto y fuera de la cama por 5 minutos. Continúe despertando a su hijo de esta forma durante siete noches seguidas. Si los terrores nocturnos regresan cuando usted deja de despertar a su hijo, vuelva a repetir el proceso según sea necesario.
Para ayudar con los terrores nocturnos es crucial mantener una rutina estable y relajante para ir a dormir. Reducir las situaciones estresantes o que generen ansiedad en la vida del niño/a. Cuando sucede un terror nocturno, es mejor no probar de despertarles. Simplemente háblale suave, dile que todo va a estar bien y vigila que no se haga daño. Pasado el episodio de terror nocturno, tu hijo/a continuará durmiendo normalmente. Si hay alguien más que cuide de tu hijo/a, cuéntale que es mejor no despertarle y simplemente ser una voz de calma para prevenir que se haga daño si se agita. Si los terrores nocturnos son frecuentes, puedes ver a qué hora más o menos ocurren. Cuando tengas este patrón, despierta al niño/a 15 minutos antes de qué normalmente suceda el terror nocturno y mantenlo despierto 5 minutos antes de ponerlo a dormir de nuevo. Esta técnica ha sido bastante eficaz reduciendo la aparición de terrores. Si tienes cualquier duda acerca de cómo implementar esta técnica habla con tu pediatra. Igualmente, habla con tu pediatra acerca de los terrores nocturnos de tu hijo/a para que pueda evaluar su frecuencia y si es necesario ver a un especialista o realizar otra intervención. Recuerda que la mayoría de niños que sufren terrores nocturnos dejan de tenerlos por su propia cuenta a medida que crecen


Cómo reaccionar ante un terror nocturno
Los terrores nocturnos pueden alarmar bastante a los padres, que suelen sentirse impotentes al no poder consolar a sus hijos. La mejor forma de reaccionar ante un terror nocturno es esperar pacientemente a que pase y asegurarse de que el niño no se hace daño al agitarse. Generalmente los niños se tranquilizan y vuelven a la placidez del sueño al cabo de pocos minutos.
Es mejor no intentar despertar al niño durante un terror nocturno. Esos intentos no suelen funcionar y, en el caso de que funcionen, lo más probable es que, al despertarse, el niño se sienta desorientado y confundido, por lo que probablemente le costará más tranquilizarse y volver a conciliar el sueño.
Los terrores nocturnos no tienen tratamiento, pero usted puede contribuir a que no sucedan en primer lugar. Pruebe lo siguiente:
Reduzca el estrés a que está sometido su hijo.
Establezca y mantenga una rutina para antes de acostar a su hijo que sea simple y relajante.
Asegúrese de que su hijo descansa lo suficiente.
No permita que su hijo se canse demasiado estando levantado hasta tarde.
Entender los terrores nocturnos puede reducir las preocupaciones de los padres y ayudarles a dormir bien por las noches. Pero, si su hijo tiene terrores nocturnos repetidamente, hable con el pediatra del niño por si fuera preciso consultar a un especialista en sueño.

Cuándo llamar al médico de su hijo:
Aunque los terrores nocturnos no son peligrosos, pueden parecerse a otras condiciones o llegar a producir problemas para el niño. Consulte con el médico de su hijo si usted nota cualquiera de las siguientes señales:
El niño babea, tiene espasmos o rigidez.
Los terrores se vuelve a presentar después de despertarlo las siete noches.
Los terrores duran más de 30 minutos.
Su hijo hace algo peligroso durante un episodio.
Los terrores se producen durante la segunda mitad de la noche.
Su hijo tiene miedo durante el día.
Usted cree que el estrés familiar puede ser un factor.
Usted tiene otras preocupaciones o preguntas acerca de los terrores nocturnos de su hijo.



Espero que te sirva. Un abrazo, cualquier cosa me llamais.

lunes, 20 de abril de 2009

PONENCIA FAMILIAR


El pasado Miércoles 15 de Abril, tuvimos en el CEIP DIVINA PASTORA, la visita y ponencia del Psicólogo don Carlos Martinez Bermudez. Este prestigioso psicólogo del Equipo de Tratamiento Familiar de la Diputación de Cádiz, nos hablo sobre los valores educacionales de la Familia.

Para ello nos hizo una terapia familiar. Se abrieron distintos debates e hicimos un ejercicio de retrospección al pasado, dibujándonos nuestra infancia, recordando cosas positivas.

En definitiva, fue muy provechoso y desde aquí queremos agradecer la intervención de Carlos. Así que muchas gracias!!!!!!!!

lunes, 13 de abril de 2009

Conseguir que prueben y acepten comidas sin luchas ni gritos


Objetivos detallados
La idea es conseguir que, al menos, los niños prueben comidas antes de rechazarlas, y que no las rechacen rápidamente. Principalmente para niños pequeños, preferiblemente a los 3 años, y hasta los 5-6 años.
Medios utilizados
Motivación
Se trata de aprovechar algo que ocurrirá de verdad según vayan creciendo, y hacerlo en el momento en que ellos quieren crecer más rápido y se muestran más independientes. Cuendo el niño/a no quiera alguna comida que sí comamos los mayores, contarle tranquilamente, sin aspavientos, y con un aire un poco condescendiente, algo así como: "es normal que no te guste; esto es algo que gusta a los mayores porque cuando nos hacemos mayores nos cambia un poco la boca. Cuando seas más mayor te cambiará la boca y te gustará"
El deseo de los niños por ser mayores y comportarse como tales
Desarrollo y Resultados
Los niños muestran la independencia que van consiguiendo según se hacen mayores de varias maneras, y una de ellas es a través de la oposición a sus padres y de la expresión de sus propios gustos. Precisamente por eso, este método tiene un resultado inmediato y muy exitoso, porque utiliza ese deseo tan fuerte de mostrar independencia en los pequeños, que son capaces de doblegar hasta sus gustos y fortalecer su voluntad para demostrar "lo mayores que son". Con este simple truco, he visto niños hacer todo tipo de muecas mientras tragaban una comida que no era de su agrado, para terminar diciendo con una gran sonrisa: "¡qué rico!". Este truco no sólo ayuda con las comidas, sino con la formación de la voluntad. ¡ojo!, es importante respetar su decisión. Si deciden no probar la comida en esta ocasión, bastará con recordarle que cuando crezca un poco le gustará. Muchas veces decidirán probar la comida poco después de comprobar que tienen libertad para hacerlo.


RESPUESTAS Y COMENTARIOS DE PADRES:


Respecto a lo de las comidas, tengo una postura totalmente contraria a los trucos o métodos para su alimentación. No comparto la idea de adaptarles la comida, con formas o colores diferentes, para que la coman; ni tampoco con las famosas frases "si te comés esto vas a tener más fuerza", o "popeye comía verduras", etc. Con mi hijo, la situación es la siguiente: Hoy hay verduras para comer, y nadie se levanta de la mesa hasta que no se termine todo el plato. Hago incapié en que, si no le gusta la comida, menos le va a gustar cuando se le enfríe, porque ahí si que es fea, asi que le conviene comerla antes que se enfríe, por más que no le guste. Solía pasar en un principio que todos nos levantabamos de la mesa, y él quedaba llorando por más de media hora, con el plato servido, y sin comerlo. Pero la firmeza de "no te levantás hasta que lo termines" hizo que hoy en día, pueda comer la mayoría de las cosas que se le presentan. Igualmente, como todo niño, algunas veces cuesta más que otras, y de vez en cuando se niega rotúndamente a comer, lo cual hace que se quede más tiempo en la mesa, hasta terminar todo.Con mi hijo funcionó. Hoy les puedo decir que, al pedir empanadas, él las prefiere de roquefort. Sí, con 4 añitos le encanta el queso roquefort!También le gusta mucho el brócoli y el coliflor, y varios tipos de verduras que casi ningún niño come. Eso sí, la pelea cuando hay carne, es insoportable!!! Según él, le cuesta masticarla. Pero bueno... con el tiempo se irá acostumbrando


COMENTARIO:


En mi caso suelo decirle que por ejemplo: "Las papas tienen frio y en la panza esta calentito"Cuando no les gusta algo que deben comer si o si lo pico super chiquitito, intento cambiarle el color con colorante vegetal y lo entrevero.Con el huevo me funcionó cambiarlos de color y darles formas de corazónes y cosas asi.Cuando lo que hay que tomar son remedios, se los ofrezco como si fuera un postre, o un jugo.Y intento hablarle y mostrarles los alimentos antes de que llegue la hora de consumirlos, para que el dia que este en el plato no sea un alimento no conocido.Que puedan manipularlos antes incluso usarlos como sellos para pintar o jugar a cocinarlos.y claro siempre que es posible que ayuden y sean parte de la cocción.


COMENTARIO:


comer fuera de casa sin berrinES.


Un truco que utilizo mucho para que cuando estamos en un restaurante mis hijos coman sin berrinches porque la comida no es igual que la de casa es la de distraerlos con un cuento que me he bajado a mi móvil y que les encanta. En la pagina web http://www.nannymovil.com/ explica como descargar estos cuentos y de verdad que funcionan.

¿POR QUÉ MI HIJ@ SE COMPORTA MAL? PARTE I


Muchos padres y madres se preguntan a veces si el comportamiento de sus hijos e hijas son normales ya que muestran comportamientos bochornosos o frustrantes: gimoteos, berrinches, palabrotas, malas contestaciones, desobediencia, peleas o maltrato a sus compañeros. Estos comportamientos ponen a prueba su paciencia, aunque quieren mucho a su hijo o hija, sus acciones le hacen sentirse mal: incómodos, frustrados e, incluso, criticados por los demás. Algunos padres y madres se preguntan: "¿Por qué está haciendo esto?", "¿Se le pasará con la edad?", "¿Qué puedo o debo hacer?"


¿ES NORMAL ESTE COMPORTAMIENTO?


Para los padres es importante saber qué comportamientos son normales según la edad, cuáles son inaceptables y cómo afrontarlos. Para saber si un comportamiento es "normal" hay que tener en cuenta dónde se produce, con qué intensidad y frecuencia y, también, de qué comportamiento se trata. Los comportamientos se vuelven "anormales" cuando:

- Se prolongan en el tiempo.
- Ocurren en un momento o en un lugar inapropiado.
- Sobrepasan los límites aceptables.
- Interfieren con las rutinas de la vida diaria.

Es fundamental identificar y cambiar estos comportamientos desde una etapa temprana, después será más difícil.

¿POR QUÉ LOS CHICOS Y CHICAS SE COMPORTAN MAL?
1.- Porque quieren comprobar los LÍMITES:

- Las normas que se les ponen.
- La resistencia de los padres.
- Sus propias fuerzas.

La resistencia que presentan (negándose, gimoteando, llorando o enrabietados) y la reacción de los padres ayudan a los niños y niñas a conocer los límites y las reglas para llevarse bien con los demás.
2.- Para obtener algo que quieren (jugar a la pley o al ordenador, ver la TV, salir a la calle, etc.) o para evitar hacer algo que no quieren (las tareas escolares, recoger su habitación, hacer algún mandado, etc.).
3.-A veces se comportan mal porque lo hacen sus amigos y otras, sencillamente, para satisfacer su curiosidad.
4.-Sin embargo, la razón más común del mal comportamiento es sencillamente el deseo de ser el centro de atención. A la mayoría de los niños y niñas les encanta tener público. Cuando se encuentran en lugares con mucha gente, como tiendas o restaurantes, piensan que usted puede ceder a sus deseos a fin de evitar un conflicto. Creen que si arman un escándalo obtendrán lo que quieren o que la vergüenza que usted pueda sentir les permitirá continuar actuando de una manera inaceptable sin peligro de castigo.
¿CÓMO ACTUAR ANTE LOS PROBLEMAS DE CONDUCTAS DE LOS HIJ@S?
Pueden consolarse por el hecho de que todos los niños/niñas y adolescentes se portan mal algunas veces. La mayoría pelean o hacen trampas, mienten o se vuelven respondones en algún momento dado.
Aunque usted no puede adivinar cuándo se presentará un comportamiento negativo, la forma en que reaccione afectará a la duración del comportamiento. Actuando adecuadamente, en la mayoría de los casos tales conductas desaparecen con la edad sin que los padres o madres tengan que hacer mucho esfuerzo. Pero no siempre es así…
¿Cómo actúan algunos padres y madres?
- Unos “les ríen las gracias” a sus hijos e hijas en casa, pero se dan cuenta de que fuera de ella sus actos son inaceptables y poco adecuados.
- Otros no se atreven a enfrentarse a sus hijos e hijas por no enojarlos o porque se sienten culpables si lo hacen.
- Otros les dejan hacer lo que quieren para evitar tener problemas o no se enteran de lo que hacen porque están todo el día fuera de casa.
- Y OTROS TOMAN MEDIDAS DISCIPLINARIAS RESPECTO A LOS COMPORTAMIENTOS QUE CONSIDERAN INACEPTABLES O ARRIESGADOS.
Los padres y madres con frecuencia recurren el uno al otro en busca de apoyo cuando el comportamiento de su hijo les abruma. Este es un problema que no puede afrontar uno solo de los cónyuges: es un problema de la madre y del padre y hay que estar UNIDOS

lunes, 16 de marzo de 2009

ERRORES EN LA EDUCACIÓN


Errores en la aplicación de la disciplina


•Reaccionar en base a impulsos y emociones•No esperar resultados y cambiar•Mostrase como autoridad indecisa•No analizar causas del comportamiento•No adaptarse a las características y necesidades del niño•Permitir la manipulación•No permitir que asuma responsabilidades•Falta de acuerdos en los padres•Sobreprotección•Introducir miedos•Atacar la dignidad del niño•Hacerles sentir culpables•Distancia afectiva•Entender la disciplina como represión•Dar instrucciones absurdas o ambiguas

Los Límites


¿Para qué sirven los límites?- Definen claramente lo permitido y lo no permitido: los límites permiten al niño tener una idea clara de los que se espera de él.- Definen las consecuencias de los actos: los límites permiten que, tanto el niño como los padres sepan qué se espera de él, y qué consecuencias derivan de sus actos.- Permite al niño aprender a tomar decisiones: al existir límites claros, el niño puede tomar decisiones conociendo las consecuencias naturales de su eleccion.- Brindan estructura: Los niños se encuentran en un periodo en que se enfrentan a muchas situaciones nuevas a las cuales no siempre saben como deben reaccionar. Ellos necesitan pautas para enfrentarse a estas.- Brindan seguridad y una sensación de apoyo, respaldo y protección:“Alguien se interesa por mi y por lo que me pase”.Ponerles límites a los niños significa delimitarles el camino, brindarles un marco contenedor y de referencia, estableciendo pautas y reglas claras que los ayudarán a saber cómo comportarse, qué se espera de ellos y qué puedenesperar ellos de una situación.Establecer límites es una manera de demostrar que los amamos.Un niño sin límites, es un niño que se siente desprotegido y no amado.